jueves, 2 de junio de 2011

A destiempo 2.0


Potosí, 03 de Enero de 2.010
Noelia:

Quizás hubiera sido más oportuno mirarte a los ojos y confesarte todo en una charla. Seguramente hubiera sido menos traumático el asunto. Lamentablemente no he tenido el coraje de encontrar en un café una buena excusa para hacerlo. Por eso, en la distancia, te escribo esta carta estirando con ello mi agonía.
Es difícil encontrar las palabras adecuadas para contarte lo que siento, es más ya he arrugado unas cuantas hojas en el intento... aunque no lo creas estoy nervioso. Nervioso porque nunca antes había confesado mis sentimientos y preocupado también porque se que esta carta marcará un antes y un después en mi vida. Ha sido difícil para mi tomar ésta decisión porque en el peor de los casos voy a perder hasta tu saludo. Sin embargo, ya me he cansado de cargar esta mochila. Que más da... no es justo que mis sentimientos mueran en el anonimato: Noe desde que tengo uso de razón he estado enamorado de vos.
Cada vez que te veo siento que el corazón se me quiere salir, es más dejo de hacer mis cosas y disimuladamente te observo procurando no perderme ni un detalle. Me gustan muchos tus ojos claros, tu boca y todo lo demás. Me encanta ese pañuelo naranja que usaste aquella vez y ese par de pulseras que te regalaron. Ay Noe! no te imaginas los besos tuyos que he imaginado.
Se muy bien que no tengo muchas cosas para ofrecerte. Es más tengo asumido que tan solo puedo darte por ahora un par de sueños. También se que otros tipos te han prometido hasta la luna. Pensándolo así llevo las de perder. Sin embargo te conozco lo suficiente para afirmar que lo mundano y lo material te importan muy poco. Por eso te pido que me des una oportunidad.
Prometo hacerte feliz en los días nublados, abrazarte cuando te haga frío, regalarte todos los besos que desees y amarte sin complejos. Con lo que gano puedo comprarte un par de aros y los chocolates que tanto te gustan. Voy a estar ahí para escuchar tus problemas y para retarte cuando te enojes por nada. Voy a llevarme bien con tus amigas y procuraré ser lo menos celoso posible. Te aseguro que comprenderé tu mal humor en esos días y que veré los partidos de fútbol sin gritar.

Bueno te dejo, los muchachos quieren conocer el Cerro Rico aquí en Potosí y ya han empezado a impacientarse. Mañana salimos para La Paz. Te mando un beso grande, espero que esta carta no te incomode y que a la vuelta me des una oportunidad. Te amo!

Baltazar


P/D: He comprado un par de regalitos para vos.-












No hay comentarios:

Publicar un comentario